Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

martes, 14 de julio de 2015

Feliz de no haber sido tratado con litio para mi trastorno bipolar

Dentro de las situaciones afortunadas que he tenido, dentro de lo que me ha tocado soportar debido a mi problema mental, se tiene el no haber sido medicado con litio, en ninguna de las veces en que acudí a los psiquiatras que me han tratado.

Aunque lo que he tomado, no ha sido lo mas suave y con menos efectos secundarios, si se compara con lo que puede pasar si se toma litio es preferible.

En mi primera crisis, año 1983, debido a que no existía la internet y que a los pacientes no se les explica mayormente lo que les pasaba (aún hoy esto es lo mas común), no supe que existía el litio como medicina para tratar los desbalances, fui tratado con antipsicóticos fuertes, después de la remisión los síntomas de mi tb fueron pocos. Se me dejo entonces un tratamiento de control, con base en un antipsicótico, el cual debido a sus molestos efectos secundarios decidí dejarlo, aun cuando lo corté de tajo, pude estar en una situación de relativa normalidad durante varios años.

Luego cuando tuve de nuevo fuertes síntomas de mi maníaco depresión, fui tratado de nuevo con antipsicóticos los cuales tomé por un corto tiempo y descontinué de nuevo, volviendo a un estado de relativa estabilidad.  Siempre se me dijo que tenia que tomar medicamentos de control, pero no soportaba sus efectos secundarios y los suspendía, con algunas consecuencias negativas, pues habían momentos en que mi trastorno se alborotaba, aunque sin llegar a una crisis fuerte, y como no se controlaban estos desbalances, tuve inconvenientes en la vida personal y laboral.



Corría el año de 2007, tuve de nuevo síntomas significativos de mi trastorno mental, esta vez con desbalances muy fuertes y después de haber soportado los efectos negativos que estos me causaron sin tomar medicinas para ello.  Fue entonces cuando por este medio (la internet), encontré que lo que sufría estaba definido como un problema mental denominado trastorno bipolar, antes llamado trastorno maníaco depresivo y que lo mejor para los afectados es tomar medicamentos de control, decidí pues, ir de nuevo donde el psiquiatra, esta vez en un estado que se puede decir de equilibrio, pues la crisis ya había hecho su curso, pero consciente de tener un problema crónico que me afectaba, le conté mi situación y me medicó con un anticonvulsivo como medicina de control, esta vez sufrí menos efectos secundarios, pero los tuve y después de cierto tiempo logré acostumbrarme a esta medicina sin sentir sus efectos secundarios, aunque si los tenía pero sin ser apreciables de primerazo.

A pesar de no haberme ido tan mal con este ultimo tratamiento de control; hace un año aproximadamente lo volví a suspender y solo estoy tomando los medicamentos que se me dejaron como control, para el manejo de síntomas problemáticos cuando siento que tengo desbalances que son parte de mi tb.

Hace pocos días leí el post del blog de la  Dra Joanna Moncrieff donde habla sobre el litio que es la primera opción terapéutica como tratamiento de control para el trastorno bipolar en la actualidad, puede no ser tan bueno como se dice por muchos y puede ser que por la mayoría de los psiquiatras, según afirma con sus palabras cuando dice entre otras cosas lo siguiente:

“Tenemos pocas pruebas de que el litio sea un tratamiento realmente eficaz."

"El litio es una neurotoxina, que inhibe el funcionamiento del sistema nervioso por lo cual las personas pueden sentirse somnolientas, letárgicas y se desaceleran.  Estos efectos se observaron en los conejillos de indias en un principio, y luego en personas con manía por el médico australiano, John Cade, quien propuso por primera vez que el litio podría ser un tratamiento útil para la depresión maníaca. En el siglo XIX el litio se había utilizado para el tratamiento de la gota, y se convirtió en un ingrediente popular de tónicos e incluso cerveza, hasta que se demostró que no se disuelven los cristales de ácido úrico que causan la gota como había sido reivindicado.  En mi opinión, la evidencia de que el litio ayuda a prevenir los episodios de depresión maníaca es demasiado débil para compensar los daños que puede causar (que comúnmente se incluyen los daños de la tiroides, daño renal, y la toxicidad neurológica aguda a dosis muy cercanos a los que se utilizan en la práctica, por lo tanto la necesidad de vigilancia en la sangre). El síndrome maníaco depresivo es una enfermedad muy variable. Algunas personas tienen muchos episodios, algunas personas pocos, y el patrón de los episodios varía a lo largo de la vida también. Los largos períodos de estabilidad no son necesariamente evidencia de la efectividad de un tratamiento. Por lo anterior tendríamos que demostrar la eficacia y el valor del litio en un ensayo prospectivo aleatorizado en el que las personas que no habían estado previamente en el tratamiento farmacológico a largo plazo fueron asignados al azar para comenzar litio o placebo. En la actualidad, mi opinión es que la evidencia de que el litio podría ser eficaz no es lo suficientemente fuerte como para justificar un juicio tal, dados los riesgos para la salud asociados."

Ya para terminar este articulo, la Dra Moncrieff a nivel de conclusión deja unos párrafos bastante duros y críticos con la psiquiatría moderna cuando dice:

 "Los médicos deben ser honestos sobre el estado de las pruebas sobre el litio, no estoy convencida de que hay circunstancias que justifiquen los riesgos que conlleva.

En 1957 un farmacólogo lamentó la moda para el tratamiento 'por el envenenamiento de litio’. Un día, creo yo, vamos a despertar y darnos cuenta de que su preocupación era correcta".




En este otro post: Pruebas sobre el efecto del litio sobre el suicidio la Dra plantea que:


"No parece estar aumentando la aceptación sobre la idea de que el litio prevenga suicidio, o que pueda reducir las tasas de mortalidad."


Según mi opinión que he tomado después de mi autoanálisis, basándome en las opiniones de ciertos psiquiatras, principalmente en la de la Dra Moncrieff, unido a mi deseo de no tener que estar sujeto a tomar tanta medicación: Mi problema mental, al cual se puede etiquetar como trastorno bipolar, no tiene una cura y el tratamiento de control que se recomienda por algunos médicos no es el indicado, pues no hay una evidencia solida de que al estar bajo droga de control, se tengan menos episodios de crisis, si se compara cuando no se toma esta.

 Aunque la mayoría de los médicos dicen que es necesaria la droga de control, que esta funciona y es lo que la mayoría de los pacientes están convencidos que es así, pues esta mentira nos la han repetido mil veces, convirtiéndola en una verdad que se acepta como tal, como los dogmas de fe que antiguamente imponían las religiones cristianas, en mi forma de ver las cosas el manejo de nuestro problema mental debe ser el de atacarlo solamente en las crisis, reduciendo al mínimo los síntomas problemáticos, con compuestos que se ha comprobado que minimizan los estados alterados,  que a mi modo de ver es provocar un estado de desconexión mental parcial de la persona, para evitar los daños que puedan causarse al paciente y/o su entorno, mientras que los síntomas del trastorno mental siguen su curso y la persona afectada vuelve de nuevo a un estado cercano a la estabilidad, así solo en en estos periodos se sufrirán las consecuencias de los efectos malucos de los medicamentos, pero una vez se controlen estos deben reducirse a un mínimo o suspenderlos mientras no se tenga un nuevo síntoma.