Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

jueves, 26 de julio de 2012

Sol, cometas, vacaciones



Estamos en época soleada, aquí en el trópico en la zona donde vivo no existen estaciones, sin embargo, hay dos épocas de diferente clima, la época soleada y la época lluviosa.

La época soleada en la que estamos ahora coincide con el verano en el hemisferio Norte y la otra época soleada a finales de año y principios del siguiente coincide con el verano de hemisferio Sur.

Para estos días el sol brilla la mayor parte del día y la gente en general esta mas alegre, los estudiantes están en vacaciones, la personas se sienten mas tranquilas, porque hay menos problemas que cuando llueve, muchos salen de viaje y otros aunque no estén de vacaciones, si están mas animados pues el clima los hace sentir mejor.

Por una costumbre en estos días uno de los planes cuando hay niños o jóvenes en la familia es salir a elevar cometas, cuando niño era una época que esperaba con ansia, es mas hasta aprendí a fabricar mis propias cometas, algo que pocos hacen ahora porque la mayoría las compran hechas, algunas made in china pero que donde vivo difícilmente se elevan porque los vientos no son muy fuertes, otras son hechas artesanalmente, con algunos materiales autóctonos, la estructura se hace de bambú que es muy liviano, donde se les cambió el papel delgado o papelillo por plástico, para el área expuesta al viento, cosas de la modernidad.

Similar a las demás personas estoy un poco mas alegre en esta época, lo que quiere decir que estoy mejor, pues como pasó anteriormente en la última época lluviosa y como comenté en un post me sentía algo triste, el clima queramos o no nos cambia el ánimo.

Para los que sufrimos de trastorno bipolar las situaciones alrededor nos afectan mas que a las personas que no lo sufren, el clima es una de estas situaciones, si estamos desbalanceados un verano nos puede causar una manía y el invierno puede llevarnos a una depresión.

He sentido en oportunidades anteriores mayor influencia de los cambios de clima en mi estado de ánimo, lo que indica que estoy mejor, se lo debo a que estoy tomando medicamentos los cuales al fin he podido aceptarlos y acostumbrarme a ellos, además he notado que hacen su trabajo, en ocasiones anteriores sentía que con o sin medicamentos seguía igual, llegando a episodios molestos, espero seguir así, aunque no me he salvado de unos pocos días de hipomanía como comente anteriormente.



jueves, 19 de julio de 2012

El viaje

Terminé mi viaje, como comenté en la pasada entrada estaba hacia la manía, no fue mi intención, ni mi culpa, pero la situación se presentó, he estado muy preciso con la medicación, siguiendo las pautas que se recomiendan para evitar llegar a un desbalance, pero aún así este se presentó.

En momentos lo disfruté, pues como comenté en la entrada anterior, la deshinibición te permite atrevimientos, tales como entablar una conversación con personas que no hablan tu idioma y que además tienen fama de no entablar conversaciones con extraños aun cuando sean sus vecinos o de su propio país.

Soy latinoamericano y es común en nosotros de terminar hablando con cualquiera, cuando estamos en una situación que provoca estar mas de una media hora con otra persona, así este sea un completo desconocido, pertenezca a otra clase social, sea de una edad diferente a la tuya o sea extranjero, cuando estas viajando es una situación que se presenta a menudo y para mi caso fue algo que no pude evitar, sin embargo, en varias oportunidades fui correspondido, en una ocasión terminé riéndome con una señora mayor que no hablaba ni pío de español y mi manejo del idioma donde fui no pasa de unas pocas palabras, pienso que es el imán de la manía, cuando estamos eufóricos trasmitimos una energía imposible de evitar por otros.

Claro que poco fue color de rosa cuando estuve hipomaníaco, mi familia que viajaba conmigo sufrió por mi, pues sentía pena ajena de lo que hacía, además como he comentado anteriormente, cuando estoy así, tiendo a discutir y a pelear con mis allegados, pues puedo llegar a situaciones que nos afecten, lo de menos es hablar con cualquiera, puedo gastar mas de lo debido, acabar con cualquier presupuesto, porque cuando se viaja el dinero es limitado, por esto me fue retirada la administración del dinero, aun del mío, algo que acepté pues aun estando hacia la manía soy conciente de lo mal que manejo el dinero, solo se me permitía tener dinero a la hora de pagar, porque eso si, dentro del grupo de los que viajamos fui casi el único que era capaz de comprar y hacerme entender cuando los vendedores solo hablaban el idioma nativo, también era capaz de preguntar donde quedaba algún sitio, lograba hacerme entender y entender lo que me decían para ubicarnos y poder continuar con un recorrido, algo chistoso, aún maníaco me volví necesario.

Acudí entonces a tomar mis gotas para en caso de emergencia, las antipsicóticas que a la vez son somníferas que me permitieron sincronizar mi reloj biológico a un nuevo huso horario y ademas reducir los síntomas de la manía, ademas de tomar los medicamentos de control cotidianos, después de esto al tercer día de viaje me sentí mas estable y lo pude terminar estando mas o menos equilibrado.

sábado, 7 de julio de 2012

Hipomanía por viaje

Las vacaciones y sobre todo los viajes son algo emocionante, que causa felicidad, pero que también pueden causarnos una gatillada de nuestro trastorno bipolar.

Estoy de viaje y estoy en una situación que tiende hacia la manía, pero que espero no deje seguir.

El problema es que cuando estás hacia la manía y estas de viaje, puedes o crees poder hacer  cosas raras, como hablar con cualquiera, aun cuando  no sepas el idioma del otro, o apenas sepas algunas palabras.

Eso me ha pasado en estos días, estoy en un pais extraño donde se habla un idioma bastante diferente al mío y aun asi me siento que no saber el idioma sea una barrera para hacer cualquier cosa que desee hacer.

Se que si no estuviera algo maníaco, me abstendría de hacer muchas cosas, de comprar cosas, de hablar con otras personas porque asi eres capaz o de pronto eso crees de hablar con cualquiera.