Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

martes, 28 de febrero de 2012

Sobre la teoría del desbalance químico II

Revisando las entradas anteriores de blogs encontré una que considero interesante que al releerla le vi muchas cosas que cambiar en cuanto a la redacción, como también que se le pueden agregar detalles, basándome en que he avanzado en mis conocimientos al respecto aunque muy poco, teniendo en cuenta opiniones expresadas en otros blogs y en páginas web que tratan el problema del trastorno bipolar.

La teoría del desbalance químico es una forma de darle una explicación desde el punto de vista fisiológico del funcionamiento cerebral a ciertas enfermedades mentales, esta teoría es muy atacada por las personas que no comparten la existencia de la psiquiatría y la forma en que se trata a los pacientes.

Como todas las teorías que tratan de explicar los trastornos de la mente, esta pareciera tener poca solidez científica, pues en el caso del cerebro no se tiene un conocimiento preciso de como es su funcionamiento en detalle y su correlación con parámetros medibles, como si se tiene por ejemplo en el funcionamiento del corazón.

Aunque no se puede decir que se tenga demostrado todo lo que se plantea, si se puede decir que se ha logrado avances y se puede decir que tiene validez práctica pues con base en sus planteamientos se han logrado definir tratamientos con buenas probabilidades de éxito.

Como se dice en un aparte del libro de Vieta sobre bipolaridad "En psiquiatría el diagnóstico se lleva a cabo a partir de unos criterios aceptados por la gran mayoría de la comunidad científica; estos criterios se basan en la presencia o no de un conjunto de síntomas. Un paciente que presente o haya presentado determinados conjuntos de síntomas maníacos o depresivos será, sin ninguna duda, un paciente bipolar. Es cierto que hay muchos pacientes bipolares a quienes se han diagnosticado simples depresiones o bien esquizofrenia. El hecho es que no hay ningún psiquiatra que, cuando se halla frente a un paciente deprimido, pueda averiguar si éste presentará posteriormente una euforia y pasará, por lo tanto, a recibir el diagnóstico de bipolar. Asimismo, algunas manías presentan un número tan elevado de sintomatología psicótica que cuesta distinguirlas de un episodio esquizofrénico, a pesar de que se trata de dos enfermedades completamente distintas. Por lo tanto, el diagnóstico suele realizarse basándose en la evolución de la enfermedad, excepto en aquellos casos en que el paciente presenta síntomas inequívocos (p. ej.,manía sin síntomas psicóticos). Cabe tener en cuenta que, la mayoría de las veces, las dudas del propio afectado sobre su diagnóstico esconden la resistencia a aceptar la realidad y atrasan, por lo tanto, el inicio de un tratamiento eficaz."

¿Porque menciono mucho lo de probabilidades? En la medicina en general aunque se tenga un buen conocimiento del funcionamiento normal de un órgano, cuando se define que hay una enfermedad y se plantea un tratamiento la efectividad de este se mide con probabilidades pues no existe nunca un 100% de exactitud en lo que se espera.

La fisiología humana es un aspecto de la ciencia médica la cual explica el funcionamiento del cuerpo de acuerdo con la química y la física interna de los diferentes órganos y como se interrelacionan dentro de los diferentes subsistemas.

Cuando se ha sufrido de un problema mental, como en mi caso, en algún momento se nos ha dicho que este problema es causado por un desbalance químico en el cerebro de ciertas sustancias, que hace que nos comportemos de forma diferente a lo considerado normal.

Según la fisiología médica del cerebro, las emociones tienen una explicación desde el punto de vista de los neurotransmisores, estos regulan también el comportamiento y el funcionamiento de otros órganos.

A pesar de que se han encontrado ciertas explicaciones fisiológicas desde el punto de vista químico del funcionamiento del cerebro, todavía no se tiene como medir de forma práctica los valores de estas sustancias y su interrelación con los estados patológicos mentales o las mediciones que se logran no son muy precisas o no se pueden correlacionar y más aún es poco lo que se ha logrado de poder actuar y modificar de forma medible y controlada el funcionamiento del cerebro, aunque si se sabe con certeza de muchas sustancias que modifican en funcionamiento cerebral, lo que no se sabe es como lo hacen.

En otros órganos se ha logrado modificar de forma más predecible el funcionamiento, desde el punto de vista químico de estos, para corregir problemas y se ha llegado a tener y desarrollar unas formas de medir los parámetros de funcionamiento, es así que se desarrollan medicamentos para modificar ciertos valores de sustancias químicas dentro de un órgano y llevarlos a valores que están dentro de los rangos que se denominan normales. Un ejemplo es que es posible medir los electrolitos de la sangre y en caso de que estos estén por fuera del rango normal, mediante medicamentos llevarlos a un rango normal. Claro que también es posible saber que existe un desbalance de electrolitos mediante un diagnostico cualitativo, sin medirlos de forma precisa, corregirlo con medicamentos y llevar al paciente a un estado saludable.

En la actualidad para la mayoría problemas médicos se usan mucho los exámenes de laboratorio, porque aun pudiéndose determinar con una alta probabilidad un diagnóstico basado en la mera auscultación de un paciente, para corroborar dicho diagnostico, para medicar y tratar con una mayor probabilidad de exito muchos problemas de la salud humana, es preferible tener datos mas precisos.

Sin embargo, en el caso de las cerebro como órgano, no se ha podido desarrollar hasta el momento la forma precisa de medir los parámetros que serían las claves de su funcionamiento.

Aunque no existen métodos de medición precisos para parámetros que definan el buen funcionamiento o no del cerebro, existen medicamentos para tratar problemas mentales y se han logrado mejoras en la salud de muchos pacientes, esto a pesar de no saber con precisión como lo hacen, solo por las experiencias acumuladas y recogidas en todo el mundo.

Pienso que en el caso del cerebro, los médicos del siglo XXI que lo tratan, lo hacen como hacían los médicos del siglo XIX para tratar las diferentes enfermedades, porque aunque no conocían en detalle la fisiología del cuerpo humano, pues no existían formas de realizar las medidas precisas que se hacen hoy en día, se curaban muchas enfermedades mediante el uso de medicinas que se habían desarrollado mediante el método de ensayo y error y otras que se conocían por tradición milenaria, claro que las probabilidades de éxito eran menores y las de cometer errores mayores.

En la investigación para el desarrollo de medicamentos y procedimientos médicos para tratar las enfermedades de órganos diferentes al cerebro se pueden usar animales, en los cuales los órganos funcionan de forma muy análoga a los órganos humanos, por lo que estos se pueden desarrollar de forma más fácil; en el caso del cerebro existen características que son únicas para los humanos, que son entre otras cosas la inteligencia, los sentimientos, la emociones, el alma; aspectos los cuales son difíciles de medir y cuantificar en estos momentos, cuyos valores normales no se pueden determinar de forma precisa, por lo que se han dado valores subjetivos a estos, que cuando por concepto de alguien no son normales hay que tratar de que lo sean.

Considero que la teoría del desbalance químico del cerebro como adecuada, sin embargo, los médicos que tratan los problemas del cerebro lo hacen de forma podría decirse subjetiva pues desde el punto de vista de la práctica médica los diagnósticos se basan en apreciaciones cualitativas y no se han podido desarrollar procedimientos más precisos para diagnosticar y tratar los problemas de la mente, sin embargo, aun así se ha logrado mejorar la vida a muchas personas usando estos métodos, basados en prácticas antiguas que podrían decirse subjetivas, pero con buenas probabilidades de éxito.

El no tener unos valores medibles y verificables que determinen si se esta enfermo o no de la mente, permite que mas fácilmente se presenten abusos, porque esta subjetividad puede llevar a que se exageren los problemas mentales y se cataloguen como tal otras situaciones que no lo son.

Un ejemplo de abuso que se ha presentado mucho y aún se presenta es que se asimila la tristeza a la depresión y esto hace que los antidepresivos se puedan recetar y promocionar para muchas personas dando utilidades gigantescas a los laboratorios que los producen, de esto hablé en un post anterior sobre antidepresivos.

En la antigüedad cuando las enfermedades eran tratadas mediante diagnósticos subjetivos se tenía como tratar muchos problemas de salud, sin embargo, existían una infinidad de brujos y charlatanes que sin fundamentos prácticos o teóricos se las daban de médicos y se lucraban prometiendo la cura a todos los problemas de salud.

En el caso de las enfermedades mentales,  los sacerdotes antiguos en muchos casos fungían como psicólogos o psiquiatras y le echaban la culpa de los problemas mentales a demonios y las personas eran tratadas y o mal curadas mediante exorcismos. Se llegó al extremo en la edad media cuando la inquisición tildaba a personas con problemas mentales de demonios y eran quemados en hogueras.

Aún hoy en día en muchos aspectos de la salud humana y sobre todo en lo que se refiere a los problemas mentales, existen muchos charlatanes y muchas personas que sin bases científicas prometen curar las diferentes dolencias mediante pases mágicos o curas milagrosas y algunos de estos son los mismos que denigran de la psiquiatría.

A modo de conclusión a pesar que estamos lejos de tener un dominio y un conocimiento preciso del funcionamiento de nuestra mente existen personas y métodos que permiten tratar y controlar muchas de las dolencias mentales y en la medida que se avance en el tiempo se llega a ser mas precisos al respecto.


lunes, 27 de febrero de 2012

Ondulaciones

De nuevo con depresión, esta es mas bien algo suave, como también estuve algo acelerado como dije hace unos días, aun a pesar de no sentirme bien del todo, pase de una subida suave a un descenso suave.  También para mi fortuna, en esta oportunidad no tuve insomnio después del cual las sensaciones son mas intensas, porque a pesar de que estuve algo acelerado nunca llegue a no dormir como en oportunidades anteriores, también tuve un control sobre mis actuaciones o eso creo, no me desbordé en gastos ni cometí imprudencias de lamentar.

Sentí esa sensación de euforia que uno aprende a diferenciar de la sensación de alegría normal, espero que después de superar este pequeño episodio no deprimirme a fondo porque podría pasar, pero estoy casi seguro y así lo deseo de que no caeré mas bajo.

Mi forma de pensar respecto a estar medicado o no ha cambiado, si de pronto leen algo de lo que pensaba cuando empecé a escribir aqui lo notarán, de pronto por los golpes que he recibido, también porque creo que en oportunidades anteriores no fui tratado de forma adecuada, a pesar de sobrevivir a las fuertes depresiones y de haberme sentido bien en las manías (que no significa haber estado bien del todo), si comparo mi situación anterior a la que tengo ahora después de estar nuevamente medicado, en términos generales es mejor ahora, no se puede negar que los medicamentos te hacen sentir indispuesto, todavía los efectos secundarios que me provocan son fuertes, pero mi vida personal ha mejorado, laboralmente soy mas competente, siento que soy mas consciente y responsable en mis actuaciones, no tengo tantos problemas con mis allegados ya que he quitado los originados por culpa de mi enfermedad, paso a ser visto de una forma mas natural, antes a pesar de que de pronto no era la intención me miraban como con lástima y muchas veces no eran del todo sinceros en lo que se me decía.

En la vida lograr metas requiere sacrificios, en mi caso se sacrifica una vida de pronto mas cómoda, por otra que implica estar pendiente de horarios para tomar medicinas, sentir unos efectos indeseables y que de pronto saber que puedes enfermar de otras cosas todo por culpa de los efectos secundarios de los medicamentos, pero como contraprestación se obtiene una lucidez mental, sentir lo que realmente se debe sentir.

No es que halla logrado la felicidad total, no me considero una persona feliz, pero siento lo que se debe sentir de acuerdo a las condiciones en las que vivo, me siento mas responsable pues no actúo de forma desenfrenada y causo daño a otros cuando estoy maníaco o no actúo como la victima de la sociedad y me causo daño cuando estoy deprimido.




miércoles, 15 de febrero de 2012

Problemas con el tratamiento del trastorno bipolar


Existen varios cuestiones que hacen que el tratamiento del trastorno bipolar, sea de lo mas complicado: Empezando por el diagnóstico, es bien difícil,  pues muchas personas pasan mucho tiempo sin ser diagnosticadas u otras sin sufrir el problema son diagnosticadas como bipolares, esto porque no existen hasta el momento unas pruebas concretas para determinar si se sufre o no de trastorno bipolar.

En este época para diagnosticar si se sufre o no de trastorno bipolar una entrevista entre el médico y el paciente y/o sus allegados es el único método para hacerlo, casi siempre se llega a este diagnóstico después de una crisis de manía o de depresión, difícilmente cuando no se presentan síntomas.

Con este método de clasificar a un paciente como bipolar se puede dar el caso que una persona que sepa cuales son los síntomas de la enfermedad y se los diga claramente al médico por lo cual este determine que es bipolar, o un paciente que no le quiera decir que es lo que realmente siente y sea diagnosticado como no bipolar.

Una implicación importante a lo anterior es que si les hacen los pruebas de medicamentos a un grupo de personas donde algunas o de pronto muchas de estas realmente no son bipolares estas no darán resultados fiables; este problema es de pronto alentado por intereses de grandes multinacionales que fabrican medicamentos, porque les importa siempre vender mas y con mayores utilidades, por lo tanto les interesa que aumenten los pacientes y estimulan a los médicos a que diagnostiquen mas a menudo el trastorno bipolar y otras enfermedades mentales, también que se definan protocolos donde se utilicen mayor cantidad de medicamentos, que estos no se retiren si no que sean de por vida, en algunos casos se puede dar que se requiera que ciertos medicamentos se usen como control, pero considero que no deben ser muchos, también se ha dado el caso que se promocionen medicamentos nuevos, no bien probados reemplazando otros con buenos resultados, porque no son rentables o porque son libres de patentes.

Otro problema somos los mismos pacientes pues el mismo hecho de ser una enfermedad mental en muchas veces, cuando estamos afectados por desbalances, no somos conscientes de las cosas y podemos dejar los tratamientos o no decir al medico lo que realmente sentimos para liberarnos de ciertos medicamentos o tratamientos; para el médico es difícil determinar muchas veces si el paciente esta sesgando o no lo que siente para liberarse de medicamentos o porque quiere ciertos medicamentos que lo hacen sentir bien temporalmente pero que pueden afectar el tratamiento integral.

Son demasiados factores que afecta tanto a cada paciente en particular, como a toda la población de pacientes, pues para poder avanzar en un tratamiento médico se requiere de ser precisos y en el caso de esta enfermedad mental es bien complicado, porque en estos momentos todo se basa en criterios que son mas bien subjetivos.

Se esta llegando a un punto donde se están fusionando dos especialidades médicas la psiquiatría y la neurología y se está separando mas la psiquiatría de la psicología, esto conlleva a que se encuentren protocolos de pruebas físicas que pueden determinar si realmente un paciente está siendo afectado por un problema como el trastorno bipolar, para poder diagnosticar con mas precisión los problemas y dosificar mejor los medicamentos.

En mi caso se me practicó una prueba sobre la concentración de cierto medicamento en la sangre para determinar si este esta haciendo realmente efecto o si la dosis debe ser ajustada.

También se están ensayando protocolos que determinan la concentración de ciertos neurotransmisores para determinar si cambios del comportamiento se deben a esta circunstancia.


martes, 14 de febrero de 2012

El insight (La revelación)



Encontré el concepto insight; en psiquiatría, este término comenzó a emplearse a inicios del siglo pasado con el fin de señalar el momento en el cual la persona que era portadora de alguna patología mental, tenía conocimiento y reconocimiento de que su estado y síntomas eran fenómenos anormales, productos de una enfermedad.

En mi caso siento que tuve el sentimiento de insight después de salir de mi primera y única crisis piscótica, descubrí que había sentido cosas completamente diferentes a cuando se esta en un estado mental normal y que estos sentimientos nada tenían que ver con una iluminación divina, pero que son tal cual lo describen las personas que dicen haber sido contactadas por alguien del mas allá, llámese dioses, alienígenas o espíritus, en algunos momentos sentí que todos los problemas del mundo aun los mas complicados tenían solución y que yo tenía la capacidad de solucionarlos, estoy seguro que si fuera creyente en algún dios, este me hubiera hablado directamente, desafortunadamente soy ateo y me perdí de esto, sentí un capacidad infinita de hacer lo que fuera, sentí una tranquilidad absoluta, nunca en mi vida me he sentido mas feliz que en aquella ocasión, cuando salí de esto a pesar que pase de los sentimientos mas sublimes a sentirme demasiado mal, logré darme cuenta que padecía de algo raro y malo, que era un problema de mi mente.

Lo que sentí fue una revelación,  pasaron muchos años hasta que encontré explicaciones al respecto, siempre supe por intuición mas que por un explicación externa que algo en mi cabeza funcionaba diferente, que tenía problemas, algo que me mortificaba era que en mi familia habían antecedentes de problemas mentales graves, en esos momentos una hermana de mi abuela materna estaba internada de por vida en un manicomio o mejor llamada como institución para personas con graves problemas mentales, donde moriría posteriormente, muchas veces sufría pensando que podía terminar como ella y que de un momento a otro podía enloquecerme del todo.

A pesar de que me recuperé de la primera crisis y volvía a ser alguien normal, no se me explicó nada al respecto, por otro lado siendo muy joven no soporte o no lo quise, los efectos secundarios de los medicamentos y por la rebeldía normal de esos años, opté por dejarlos cuando me sentí aliviado, aparentemente yo tuve la razón pues en mucho tiempo me desempeñe como una persona normal, de pronto sufría de altibajos pero eran mas bien suaves y para mi pasaron desapercibidos durante muchos años (diez años).

No soy médico, ni pretendo reemplazar a los medicos, lo de los medicamentos para el trastorno bipolar es algo que todavía no se ha podido inventar del todo, se esta en proceso, según mi experiencia personal en ciertas etapas si un paciente esta balanceado podría llegar a estar mejor sin medicamentos, eso si debe estar monitoreado, podría pasar como con otras enfermedades que mediante controles de sangre se puede determinar la dosis de los medicamentos a tomar y puede darse el caso de disminuirlas a mínimo o hasta suprimirlas temporalmente mientras se esta estable, ya se están dando pasos al respecto, pero falta mucho todavía.

Hablando de mi caso se me trató la crisis psicótica con antipsicóticos hasta revertirla, pero se me dejó como medicamento de control uno de los antipsicóticos iniciales que funcionan bien para las crisis, pero que parece no es efectivo como medicamento de control, con efectividad según pruebas clínicas equivalente a la del placebo, con el agravante de fuertes efectos secundarios, que en muchos casos hacen que los pacientes abandonen los tratamientos, lo que a mi me sucedió; se ha encontrado que existen medicamentos probados como estabilizantes que si funcionan bien, pero que en años pasados no se sabía bien de ello, también nunca se me explicó de una forma clara que era lo que yo tenía y que tan grave era mi problema lo que es una falla pues lo hace a uno dudar de los médicos y de los medicamentos.

Son cosas que me sucedieron, que para mi fortuna no tuvieron malas consecuencias, pues en este momento tengo claro que es lo que padezco y parece que tengo control sobre mi trastorno bipolar.

Vuelvo a escribir porque de nuevo estoy algo acelerado, me siento con ánimos y algo de inspiración,  he estado trabajando nuevamente en mi blog, a pesar de haber sido escritos hace unos días estoy agregando datos a antiguos post que son de mi gusto y que son de los mas visitados, porque este ambiente permite esto, las entradas escritas días atrás, de un momento a otro pueden cambiar y decir en algunos casos algo diferente a lo que se dijo inicialmente, cosas de la internet, es un concepto diferente, son escritos dinámicos, diferente a lo que pasa con los medios impresos, que una vez salen no tienen forma de cambiar, aunque pueden tener cierta evolución cuando alguien los reimprime o los reedita.