Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

jueves, 28 de julio de 2011

En depresión

Como lo esperaba, estoy de nuevo deprimido, de tanto pasar por lo mismo, tengo previsto como me voy a sentir después de estar más alegre de lo normal.
Es una situación que sobrellevo sin tomar medicamentos extras a lo cotidiano que son estabilizadores de ánimo, porque me da un miedo a un rebote hacia la manía de nuevo.
Los medicamentos que tomo para estabilizar mi ánimo me limitan mis estados de manía y aunque no me ayudan a sentir alivio a los síntomas de la depresión, según el psiquiatra que me atiende ultimamente, tampoco me provocan mas depresión a la que puedo sentir, debido a el curso de los desbalances que vengo teniendo.
Escribo en un estado para mi muy difícil pues no me anima nada, ni me siento bien, pero quiero expresar por este medio mis sentires.
Según mi forma de ver la vida prefiero sobrellevar esta situación depresiva, en soledad, pues no es culpa de los demás y menos de un ser superior, que de existir pienso tiene cosas mas importantes que estar pendiente de una persona que siente infelicidad.

domingo, 24 de julio de 2011

De nuevo con síntomas de mi TB

Hace mas bien poco hablaba de que había pasado un buen tiempo sin sentir malestar debido a mi trastorno bipolar y hace una semana vuelvo de nuevo a sentir síntomas, entre estos un desbalance en mi estado de ánimo, sabía que esto pasaría pero pensé que demoraría algo mas.

Aunque en este momento me siento mas bien de lo que debiera, no me gusta esta situación, estoy de nuevo escribiendo, me agrada lo que estoy haciendo, disfruto de muchas cosas que antes no podía hacer, pero es una situación que mas adelante me llevará a un periodo mas largo de depresión, donde todo será gris y que no quiero que pase, afortunadamente mi subida hasta ahora no ha sido fuerte, siento que todavía tengo un control sobre mis actos, por lo que no he tenido problemas con los demás y aunque siento que he aumentado mis gastos no han sido mucho como para afectarme.

Además como el símil de la montaña rusa, si esta es de una subida no muy alta la bajada no sera muy larga, ni muy fuerte.

Esta semana no he dormido bien, en tres noches dormí muy poco y en otras dos casi no puedo levantarme y me la pasé somnoliento todo el día.

Sospecho que hay un hecho desencadenante de esta situación, es un cambio que se avecina en mi rutina, mis hijos adolescentes estaban de vacaciones de la universidad y estuvieron en casa casi dos meses y esta semana regresan de nuevo a su estudio, aunque ya no son esos niños que requieran de nuestro cuidado, su compañía es agradable y se acostumbra uno a ellos, además en cualquier momento tomarán su rumbo fuera de casa y esto a pesar de que es algo natural que debe pasar para bien de ellos, es algo que me angustia.

Son situaciones personales normales para cualquiera, pero que para nosotros los bipolares pueden desencadenar desbalance en nuestro ánimo, en otras oportunidades este habría sido un problema mucho mayor, pero ahora que estoy más consciente de mi situación y que creo saber como evoluciona mi ánimo ante estos hechos espero afrontarlos mejor, al igual que otros cambios que se presenten en mi rutina diaria; mientras tanto sigo con mi tratamiento preventivo con una dosis que no he variado por seis meses y que a pesar de que no he estado aliviado del todo, si me ha ayudado mucho.

Además tengo herramientas para combatir este desbalance si sigue aumentando, como es un antipsicótico y a la vez somnífero que me fue recetado por el psiquiatra y que autorizado por él puedo tomar cuando se me descontrola considerablemente el sueño, si este no me mejora tendría que pedir una cita de urgencia que para fortuna mía en la última vez que la necesité me fue dada de inmediato, para realizar un ajuste a los medicamentos, sin embargo, soy optimista que no me voy a desbalancear demasiado y que no necesitaré aumentar o cambiar mi medicación.

Algo bueno de esta situación, estar de nuevo escribiendo por esta red, poder expresarme ante muchos y ante nadie en particular.



martes, 19 de julio de 2011

Bipolares famosos: Un premio nobel, Ernest Hemingway






Me identifico con muchos escritores que según los clasifican ahora, sufrieron o sufren de trastorno bipolar, según parece en sus escritos reflejan esta condición y como creo que también tengo este padecimiento es fácil identificarme con ellos.


Además soy aficionado a los escritores que llamo tristes como: Virginia Wolf, García Márquez, Dostoievsky, Stendhal y otros cuyas historias difícilmente tienen finales felices, ya he encontrado datos de los padecimientos mentales de dos de mis favoritos: Poe y Hemingway, voy a hablarles del segundo como ya lo hice del primero.

Ernest Hemingway fue diagnosticado hacia sus últimos años de vida, como enfermo de depresión maníaca (trastorno bipolar), pero todo indica que sufrió de esta enfermedad toda su vida, se le echaba la culpa de su enfermedad (que muchas veces se catalogó como locura) a su dependencia del alcohol, a una diabetes que sufría y a la vida desordenada que llevaba, cuando estos síntomas son más bien característicos en las personas que sufren de trastorno bipolar, que causantes de este padecimiento y como se hacía para su época fue tratado con remedios, que fueron peores que la enfermedad: Se le aplicó terapia electro-convulsiva que empeoró su condición y le produjo perdida de la memoria, algo terrible para un escritor.  Hemingway terminó suicidándose siguiendo un patrón familiar, lo mismo que haría después una de sus nietas y como lo había hecho su padre, como se ve su enfermedad tiene una tendencia hereditaria1.

Considero a Hemingway como un gran escritor, muy sensible y humano; vengo a entender ahora un poco más el porqué; refleja en sus personajes los sufrimientos reales de las personas, ante situaciones complicadas y como se salen de ellas muchas veces de forma trágica y triste, pero nunca derrotados, pues así pasa en la realidad.



En el blog desde el manicomio escrito por Lizardo Cruzado
Lima Norte, Peru se habla sobre el tema del suicidio desde donde extracté los dos parrafos siguientes:



"Se le podrían aplicar precisamente aquellas palabras de su obra 'El viejo y el mar', aquella inmensa parábola de la lucha del hombre ante su destino y la adversidad: "Pero el hombre no está hecho para la derrota. (...) Un hombre puede ser destruido pero no derrotado.""


"Encontré un párrafo de un fragmento tachado de una de las narraciones de Hemingway, es revelador respecto al tema del suicidio: "Mi padre fue un cobarde. Se suicidó sin necesidad. Por lo menos eso fue lo que yo creí. Yo había pasado por todo eso, hasta que lo pude imaginar. Yo sabía lo que era ser cobarde y lo que era dejar de ser cobarde. Pero, en serio, cuando me encontraba en peligro tenía una sensación de limpieza, como la de una ducha. Claro que ahora era fácil porque ya no me importaba lo que sucediera. Sabía que era mejor vivirlo porque con morir ya se ha hecho todo lo que se puede hacer en el trabajo y el goce de la vida hasta que llega ese momento, que reconcilia los dos, lo cual es muy difícil.""2

Este sentimiento de grandeza y de tranquilidad ante la muerte, es característica de cuando estamos en episodios de crisis de nuestra enfermedad, lo he sentido muchas veces, aunque directamente no he pensado en suicidarme, tomo actitudes que pueden provocarme daño y llevarme hasta la muerte, es lo que llaman tomar actitudes bizarras, actitudes de héroes, pero que en realidad son reflejo de nuestras crisis.



Existen muchas versiones respecto a que provoco la decisión de suicidarse: Tal vez su tratamiento contra una de las crisis de su problema mental o  las enfermedades que tenía y que pudieron haberse complicado, sufría de diabetes y algunos dicen que podía estar padeciendo un cáncer o leucemia,  también se afirma que pudo haber negligencia médica en el último tratamiento psiquiátrico a que fue sometido, total como resultado: En los últimos días paso de pesar 120Kg a 50Kg y así lo expresó en una de sus últimas cartas, donde además afirma que no soportaba  vivir en este mundo convertido en un estorbo, al verse como un guerrero disminuido; por una o varias de estas razones, la consecuencia fue su suicidio.3,4


Como siempre lo he afirmado el ser bipolar y famoso no significa que se sea feliz, pues nuestro problema mental nos puede ayudar un poco en ser más conocidos pero no más felices que los demás, es una característica que pienso tenemos los bipolares, adicionalmente todos no podemos ser famosos pues es algo que solo alcanzan unos pocos que en su mayoría no son bipolares.





1http://www.imdb.com/name/nm0002133/bio

2http://desdeelmanicomio.blogspot.com/2010/03/hemingway.html

3http://sites.rnw.nl/documento/GATTI%20HEMINGWAY%20%282%29.pdf

4http://hermanocerdo.com/2011/06/hemingway-y-los-platillos-voladores/

martes, 12 de julio de 2011

llorar y no saber por que

Como anoté  en el post anterior estoy en cierta estabilidad por lo que puedo decir que superé mi última crisis, pero hace unos días estando en mi última depresion encontré esta entrada que no siendo de mi autoría describe lo que se siente en este estado de depresión, quise en ese momento pegarla en mi blog pero no lo hice hasta no tener una autorizacion de su autor, la cual tengo.

Copiada textualmente del blog soy bipolar

En la garganta se forma un nudo. Nada te lo puede aliviar. Sabes que tienes problemas pero ninguno es el motivo de tu malestar. Puede ser de todo o de nada y muy difícil se te hará saberlo. Necesitas que algo o alguien te escuche. Mala combinación. Ese nudo no te dejará hablar.

Vas por los sitios dando tumbos, fijado en tu desdicha sin entender porque te ha tocado a ti. Te dejas llevar, pensando en que todo se calmará. Pero dura más de lo que esperas. Esperas saber cual es el motivo que te tiene hundido. Obviamente, la razón eres tú o lo es todo. Insistes en que ésto no te puede estar pasando a ti. ¿Y si existe el karma? Pero si hace tiempo que no salgo de casa.

Solo te queda aguantar, ya que por dentro de ti sabes que es algo pasajero. Volverás a ver las cosas de otro color y te reirás de los que lloran por las esquinas. Pero, mientras tanto, no te queda otro motivo que aguantar lo que toca. Llorarás muchas veces más, sin saber qué te tiene tan destrozado.

Replicas a los santos del cielo que qué has podido hacer en ésta u otra vida. Agarras la tarjeta de crédito y harás lo único que te hará sentir bien, porque ni la buena compañía, ni la charla, ni las plegarias te podrán hacer sentir bien. Solo necesitas un poco de saldo en la tarjeta e ir gastando hasta no saber qué comprar. Pero ves, que solo es temporal y vuelves a estar sumido en la misma mierda una vez más.

La vida puede ser dura y, en nuestro caso, mucho más. No nos queda más remedio que llorar para sentirnos bien. Llorar y tener un pañuelo siempre cerca, convertido en forma de persona que pueda entender qué tienes en tu cabeza. Poco a poco vivirás menos sentimientos de esta índole, pero para llegar a la recuperación no queda otra que aguantar los achaques de esta enfermedad, tan tirana y solitaria.

Pero podremos contar que pasamos tiempos duros, pero nada consiguió reducirnos. La soledad no es más que lo que puedas tener en la cabeza. El optimismo te ayudará, aunque cueste ver luces al final de la escalera. Seguimos así, escalón a escalón nos vamos acercando al cielo.

domingo, 3 de julio de 2011

He llegado a la estabilidad

He llegado a cierta estabilidad emocional, espero que este sentimiento dure por largo tiempo, me gustaría que fuera para siempre, pero se que esto no va a pasar.

Desde hace un mes o dos aproximadamente no he vuelto a tener esos altibajos tan molestos, ni he estado en ninguno de los extremos de mi trastorno bipolar, por lo que respecta a mi problema mental este se ha convertido en parte de mis recuerdos, me siento aliviado por el momento, no significa que este curado, de eso soy muy consciente.

En este momento puedo decir que no tengo diferencias entre como me comporto ante las situaciones diarias a como lo haría una persona normal.

Es algo que me alegra bastante y me hace sentir bien, además que mis conflictos con otras personas se dan por otras situaciones de la vida, pero que no están aumentadas o causadas directamente por mi enfermedad.

Como cualquier persona, sigo teniendo mis problemas diarios,  ¿que no haríamos sin ellos? Las personas necesitamos estar ocupadas y tener inconvenientes, es parte de nuestra vida diaria, lo que pasa es que cuando estamos bajo la influencia de nuestra enfermedad mental, la forma en que nos afectan y como salimos de ellos es muy diferente a la mayoría de las personas.

Claro que últimamente no he tenido situaciones complicadas que me generen mucho dolor o tristeza, por lo que no he sido sometido a pruebas fuertes, pienso que esto me ha ayudado.

Claro que sentirme aliviado no significa estar 100% feliz, pues es una situación utópica, si no que los sentimientos que siento en determinado momento son reales, tienen una clara explicación y aún sintiéndome que tengo controlado mi trastorno mental, las situaciones duras de la vida me causan sentimientos de frustración, de enojo, de tristeza pues no soy ciego, sordo o insensible a lo que pasa.

Tampoco el estar en eutimia significa que me haya vuelto conforme, las cosas a mi alrededor tanto cercano como mas lejano no son para estar bailando de felicidad, este mundo manejado por cada vez menos personas, que son cada vez mas perversas, que pueden disponer de las vidas de otras personas a su antojo  y que tienen mas poder, no da para que me sienta feliz y conforme ante estas situaciones.

Si logro sentirme bien cuando comparto con las personas que me agradan, que me quieren y que me acompañan en el quehacer diario, como con mi familia mas cercana y aunque también tengo problemas con ellos logro afrontarlos mejor sin descontrolarme.

Como llegué a esta situación, es mezcla de muchos factores, uno creo yo, es el tiempo, a lo largo de mi vida he tenido durante largos ratos este alivio, es para mi una situación cíclica, los medicamentos me han ayudado, aunque no estoy muy seguro del todo, pues antes sin muchos de ellos o tomando unos cócteles impresionantes he llegado de nuevo a este estado, sin embargo, pienso seguir con mi medicación esta vez, pues dicen que lo que estoy tomando últimamente son unos estabilizadores de ánimo que sirven para prevenir nuevos brotes de la enfermedad.

Según he leído este patrón de comportamiento es similar para muchas personas, pero para otros no, pues cada uno es un universo diferente, esta situación ha sido la que he vivido por lo que solo considero que es aplicable a mi caso.

Cuando he estado en los momentos mas complicados de mi enfermedad la vida se me hace caótica, no encuentro salidas a mis problemas y aunque tengo esos grandes momentos de felicidad en general no me siento bien, pienso entonces que nunca volveré a estar bien, sin embargo, como lo digo hoy me siento que estoy normal, claro que en este momento siento terror al pensar que puedo y que lo mas probable es que vuelva a una próxima crisis.