Loco o bipolar

Diario de una persona que a los 16 de pronto enloqueció, luego a los 40 cree descubrir que es bipolar y en este momento con casi medio siglo en este mundo, no tiene claro que es lo que tiene.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Sobre el supuesto aumento cada dia mas de los problemas mentales

Últimamente he estado leyendo una pagina web, que denomino antipsiquiatría la cual no comparto plenamente, pero si algunas de sus apreciaciones, donde presenta posts documentados sobre como se maneja la psiquiatría en este mundo de una forma bastante crítica y mordaz, que lo hace dudar a uno realmente de que el tratamiento a que estamos sometidos es en realidad bueno y que nos puede servir para vivir mejor.


Un tema tratado repetidamente en esta pagina es el de el aumento en los valores que se establecen en lo que se denomina prevalencia de las enfermedades mentales mas conocidas como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión desde valores menores al 1% llegando a valores del 10% o mas, en el caso de la depresión, la explicación que se da a este hecho, la cual es lógica, es que el afán esta en aumentar las ventas de medicamentos y de lucrar a gremios como los trabajadores de la salud mental, los laboratorios productores de medicinas y las aseguradoras medicas.




Tambien, navegando en internet encontré el blog mad in america


Donde aparece el artículo La enfermedad bipolar Antes de la Era Psicofarmacología que dice:
 
"Antes de 1955, la enfermedad bipolar era un trastorno poco frecuente. Sólo había 12 750 personas hospitalizadas con ese trastorno en 1955; Además, sólo había unos 2.400 "primeros ingresos anuales" en los hospitales psiquiátricos del país.

La evolución de los pacientes fue relativamente buena. Setenta y cinco por ciento o menos de los pacientes de primer ingreso se recuperaría en 12 meses. A largo plazo, sólo alrededor del 15% de todos los pacientes de primer ingreso se convertiría en una enfermedad crónica, y 70% a 85% de los pacientes tienían buenos resultados, lo que significaba que trabajaban y tenían una vida social activa.

 Hoy en día, la enfermedad bipolar se dice que afecta a uno de cada 40 adultos en los Estados Unidos. Una rara enfermedad se ha convertido en un diagnóstico muy común. Hay varias razones para esto. En primer lugar, muchos medicamentos - tanto ilegales y legales - puede mezclar los episodios maníacos, y por lo tanto el uso de las drogas lleva a muchos a un diagnóstico bipolar. En segundo lugar, los límites de diagnóstico de la enfermedad bipolar se incrementan considerablemente."



Como se puede observar una enfermedad poco frecuente se vuelve algo común que llega a afectar a mas del 2% de las personas.


Un ejemplo hipotético claro, muy probable que ocurra o que haya ocurrido, es cuando a una persona se le diagnostica como enferma de depresión porque se encuentra muy mal anímicamente pues se le ha muerto su mascota de muchos años, al diagnosticarla se le declara como enferma de depresión, se le formulan antidepresivos de última generación y una serie de psicoterapia para tratarla y sacarla de su estado.


Es posible que después del tratamiento esta persona pueda sentirse algo mejor o mejor (algo que también hubiera pasado sin haber hecho nada), pero como fue catalogada como enferma mental crónica, seguirá medicada de por vida, pues así lo tienen definido los manuales de psiquiatría moderna, entonces esta persona que posiblemente estaba sana, pero que se encontró triste por una perdida emocional,  se convierte en un enfermo mental mas, debido principalmente a que los medicamentos que se le recetaron la convierten en una adicta a estos y que por ser diagnosticada como enferma mental entra a ser cliente para el resto de su vida de los comerciantes de medicamentos y de los negocios de tratamiento de enfermedades mentales.


Leer esto me asustó profundamente pero me hace reflexionar al respecto, en mi caso estoy casi seguro que tengo una enfermedad mental, pero ¿Será posible que seamos tantos?, no lo puedo creer, mirando a mi alrededor pienso que somos una excepción, la cual se trata de volver algo mas común, porque en este mundo consumista y mercantilista los enfermos mentales somos un mercado pequeño, el cual es poco rentable, pero que si se crece artificialmente se convierte en un mercado interesante pues pasar de menos del 1% a mas del 10% es multiplicar por mas de 10 veces un negocio, algo difícil de hacer con otro tipo de negocios sobre todo en esta época de crisis económica que vivimos.




Para mas ilustración pueden ver el siguiente video que da ejemplos de lo que acabo de decir: El incremento artificial de las enfermedades mentales




Los resultados de esta situación:  Para nosotros los enfermos, pienso que los medicamentos nuevos que se saquen serán poco fiables pues las pruebas médicas estarán contaminadas, pues de cada 10 enfermos es probable que no halla uno que lo sea, los demás son enfermos creados o dependientes de medicamentos.


Para los no enfermos, realmente será cargar con un Karma que realmente no tenían que tener, pero que tendrán que llevar el resto de su vida y depender de medicamentos, que mas que aliviarlos de algo que no tienen, los enfermaran de otras cosas, adicionalmente que se volverán adictos a los medicamentos que se les receten.


Realmente es una triste situación tanto para los enfermos mentales, como para los que no lo están.

martes, 19 de octubre de 2010

Mi problema mental II

De nuevo hago un resumen de lo que fue y lo que es en este momento es para mi este problema mental que sufro: El trastorno bipolar, este post son apartes con correcciones de un post anterior el cual define mi problema, actualizando las situaciones pues difieren de cuando lo escribí hace mas de un año.




¿Que es para mí ser un paciente de trastorno bipolar?


Como le he vivido, como lo he sufrido y también como disfruto mi vida así.


Lo que encontraran a continuación, soy paciente masculino, 43 años, que sufre de trastorno bipolar, he vivido y manejado el problema, sin saber como se llamaba, ni que significaba ser bipolar hasta hace unos 5 años, cuando gracias a la internet me he enterado de que es lo que me pasaba y que se puede hacer para vivir mejor a pesar de sufrir con esta situación.


Mi problema mental, es una serie de sentimientos encontrados que se desencadenan en situaciones de crisis personales que me acompañan desde que tenía 16 años, aunque fue el momento en que llegue a una crisis psicótica, veo que mi vida anterior mostraba síntomas de este trastorno.


He sido tratado por médicos de la mente (llámense psiquiatras, psicólogos, psicoterapeutas etc), tal vez en otro tiempo podría estar completamente loco o sin estarlo ser considerado loco y estar abandonado en un manicomio o vivir vagando aislado del mundo, o de pronto; habría que tenido que afrontar por mi mismo la situación y la habría resuelto a mi manera; en la antigüedad y aun hoy en día eso les pasaba o les pasa a los bipolares y muchos vivieron o viven felices o no sin saber que significaba o significa trastorno bipolar, es mas esta enfermedad en la antigüedad ni siquiera existía.




Mi problema mental ha estado últimamente bajo control, como se cual es, cuando tengo los primeros síntomas la paro tratando de cortar el avance hacia una crisis, he logrado dilucidar que lo que me desencadena las crisis es la falta de sueño, unido o aislado a un acelere que me da.




Según lo que estado leyendo por internet y últimamente de acuerdo con el diagnostico del psiquiatra que estoy visitando, sufro de trastorno bipolar, lo cual hace que tenga un desbalance en los estados de ánimo, además de sufrir con problemas de concentración, relaciones interpersonales complicadas y cuando se desencadena la manía o hipomanía tengo problemas en los ámbitos laborales y personales.




Haciendo un resumen de mi problema este ya daba síntomas desde que yo tenía unos 14 a 15 años y de pronto un poco antes. Siendo un niño y un joven privilegiado ya que tenía una familia estable era uno de los mejores de la clase y del colegio, físicamente no era feo, sin embargo, era muy introvertido y vivía un poco aislado, mis relaciones con los demás eran complicadas, me inquietaba la situación social de mi país y de mi entorno; sufría por lo que veía o oía, era un lector compulsivo, disfrutaba más de leer que de jugar o compartir con otros niños, pienso que si cuando niño hubieran existido los juegos de video que hay hoy hubiera sido un adicto de ellos, fuera de esto mis lecturas que en un principio fueron de aventuras y temas juveniles entretenidos pasaron a ser de temas existencialistas, Herman Hesse, Wiliam Faulkner, Virginia Wolf, Dostoievski, Hemigway pasaron a ser mis preferidos, me interese bastante en la política, la historia, la física y la filosofía, pero a pesar de defenderme hablando de estos aspectos además de ser académicamente muy bueno y con la posibilidad de no tener que estudiar mayor cosa pues con solo asistir a clase o leer una vez los temas de un curso era suficiente para dominarlos y aprobar con las máximas notas las pruebas académicas.


Mis relaciones interpersonales no eran buenas; tenía de pronto uno o dos amigos sin ser muy unido con ellos y a pesar que tuve una o dos novias en estos años realmente no me interesaban y si las tenia era por tratar de hacer lo que los demás hacían.  A pesar de poder haber hecho parte activa en grupos de amigos (galladas: Que en esos años y en mi entorno no eran violentas como pasa mucho ahora) no lo hacía y después de estar en algún que otro evento me aislaba de estos grupos, en este tiempo y según lo que se dice en términos psiquiátricos  sufría de depresión, que sin ser muy profunda ya que nunca tuve ideas suicidas era muy constante.




Así en este estado de cosas terminé los estudios secundarios e inmediatamente, a una edad muy temprana 16 años recién cumplidos, comencé los estudios universitarios; en la mitad del primer semestre el cual hasta ese momento venía aprobando con las máximas notas sufrí del primer episodio de manía (llegando hasta un estado psicótico fuerte) que empezó de improviso cuando de un momento a otro era el dueño del mundo, me sentí súper y a pesar de que deambule de un lado para otro sin mucha coordinación era la persona mas contenta con la vida y con lo que me rodeaba (según comparaciones con lo que dicen los que usan drogas era como una traba pero bastante larga y muy intensa), de pronto toda esta felicidad terminó con un internado de 2 meses en una clínica psiquiátrica y a partir de ese momento se me enredo la vida, después de que me remitieron de este episodio maniaco siguió una fase también muy profunda de depresión que duro pienso que unos 6 meses; me retire de la universidad provisionalmente pues no era capaz de estudiar, mis compañeros me miraban extraño pensaban que estaba loco y hasta alguno llego a decírmelo, mi vida se volvió muy dura y si no fuera por el apoyo de mis padres y mi hermana pienso que no hubiera soportado seguir viviendo, es mas, a pesar de que tuve una depresión tan intensa, nunca pensé en que lo mejor era morirme y menos en suicidarme.






Después de esto reingrese de nuevo a la universidad, académicamente no volví a ser el mismo, pues a pesar de ser bueno, ya no era tan brillante, sin embargo, esto lo cambié por poderme adaptar mejor a mi entorno social, poder tener y estar en grupos de amigos, tener novia y disfrutar compartir con ella, después de esto mi vida siguió casi normal es posible que tuviera episodios de depresión y de pronto de hipomanía pero que no fueron fuertes ni apreciables, terminé mi carrera universitaria me casé y empecé a trabajar, mi enfermedad paso a segundo plano.


Tuve una recaída fuerte cuando cumplí 33 años, la edad en que cristo murió, que aunque no fui internado, si sufrí de síntomas de manía algo fuertes y su consecuente depresión, estuve en tratamiento médico, mas no internado, mientras disimulaba mis problemas en el entorno laboral y familiar, solo mi padre supo bien que era lo que me pasó, recibí tratamiento psicológico y sobre todo psiquiátrico, logrando estabilizarme nuevamente.


Entre la primera y esta segunda crisis fuerte no tome droga de control pues me negué a hacerlo, porque no soportaba los síntomas de los efectos secundarios de los medicamentos, durante mucho tiempo no tome medicamentos de control, apenas hace unos 5 meses que los tomo, trato de que siendo consciente del problema que tengo y que he compartido con mi familia mas cercana de que es y como se presenta esta enfermedad tratar de vivir sin llegar a una crisis y si esta se presentara ellos saben que deben hacer conmigo (convencerme a ir donde el psiquiatra y si no voy por cuenta mía, llevarme aún en contra de mi voluntad).


Fuera de estas crisis, en algunos momentos me he sentido un poco maníaco o también algo deprimido sin sentir, ni causar mayor molestia; trate de llevar mi enfermedad que en este momento no sabía que tenía, con auto control y con la ayuda de mi familia, con algunos medicamentos, limitando los efectos y atacándola ante los primeros síntomas de ir a un crisis, básicamente regulando el sueño, que pienso en mi caso es uno de los factores mas importantes y que analizando crisis anteriores fue el hecho que desencadenó las crisis mas fuertes.


Las veces que he tenido crisis de manía (en mi caso no he tenido una crisis depresiva, si no he tenido antes una crisis de manía y tampoco una crisis depresiva tan intensa que me halla acercado al suicidio) empiezan con un insomnio que va aumentando paulatinamente y de forma simultanea empieza a manifestarse la manía sin llegar al delirio y a la psicosis que pienso solo sentí en mi primer crisis, (claro que si no me controlara las crisis estoy seguro que llegarían a este estado).


Durante muchos años logré mantenerme con lo siguiente: Primero controlar el sueño con auto control, si no era suficiente trataba con somníferos suaves de origen naturista y luego trato con somníferos más fuertes de origen quimiosintético (levomepromazina en gotas normalmente no necesito mas de 10), lograba entonces que los síntomas de manía retrocedieran y aparecen entonces los síntomas de la depresión que era muy malucos pero que agradecía cuando llegaban, porque sentía que salía de este problema, en unos episodios que sufrí junto con los somníferos tome unas cápsulas de valeriana concentrada y sentí que limitaba la ansiedad y ayudaba al sueño, (ver información en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/natural/patient-valerian.html) que a pesar que no existir una evidencia específica de acuerdo con las normas médicas modernas si es claro que influencia el funcionamiento de la mente, por lo que empecé a utilizarla y en mi caso parece que para bien.  Sin embargo, después de un tiempo sentí que se volvía inocua para mi, que me producía dolores de cabeza y que no me estaba ayudando por lo que suspendí su uso.


Posteriormente trate de seguir con esta situación y comencé a tener cada vez mas episodios de inestabilidad, según lo que he leído estaba en una etapa que se denomina ciclado rápido, pues a pesar de no tener crisis fuertes si tenía estados de manía - depresión que se repetían constantemente, trate de seguir así pero no me sentía bien por lo que opté nuevamente visitar a un psiquiatra.


Esta vez visité al psiquiatra estando en una etapa eutímica, pues no me sentía ni maníaco, ni depresivo, este me explicó cosas que ya sabía, porque las había leído por internet, entre otras que era una enfermedad incurable pero tratable, que debía tomar medicamentos de por vida si quería estar mejor; de nuevo empecé a estar medicado, lo cual vengo haciendo de forma juiciosa desde hace como seis meses durante los cuales me he sentido mejor aunque he tenido altibajos no muy fuertes.


Llego al estado actual donde a pesar de no estar curado, pienso que: Bueno sigo acá en este mundo pudiendo soportarlo, sintiendo tristeza cuando tengo momentos malos y cuando veo las cosas malas que pasan en la actualidad, pero también disfrutando de los momentos buenos que puedo tener.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Internet me ayudó a encontrar que sufría de trastorno bipolar.

Internet me ayudó a encontrar que sufría de trastorno bipolar.

Me dio por escribir hoy y espero que no esté en estado de hipomanía, analizando mi situación tengo por decir que me auto diagnostiqué, gracias a internet, pues sobrellevaba mi problema mental sin saber precisamente que era, como se llamaba, como se trataba, como podría afrontarlo mejor.

A pesar de que sufro de trastorno bipolar desde muy joven, habiendo sufrido una psicosis muy fuerte a los 16 años, por la cual estuve internado en una institución para personas con problemas mentales y de dependencias; realmente no tenía conciencia de que era mi problema, solo iba donde psiquiatras cuando estaba en un estado de manía que se acercaba al de psicosis, esto fue en unas 3 oportunidades donde me recetaban y me volvían a un estado de depresión inducida que luego pasaba a uno de relativa normalidad, sin embargo, no sabía realmente cual era mi problema, los psiquiatras me decían que estaba muy enfermo y debía estar medicado de por vida sin explicarme ¿Por qué?: Los medicamentos que tomé tenían unos efectos secundarios insoportables, prefería estar inestable a vivir medicado, debido a esto mantenía en un estado de inestabilidad bastante incómodo, posiblemente grave, pero no tenía conciencia de esto.

El acceso a internet en mi medio apenas se está popularizando, y desde hace unos pocos años es algo casi cotidiano para muchas personas aunque todavía no llega a la mayoría, revisando mi diario escribí esto en enero del año 2000 cuando todavía no había identificado plenamente como se llamaba mi problema:

Mi situación mental es especial, tengo tendencia a desequilibrarme, puede que sea algo que también le sucede a muchas personas, me considero una persona con buenas capacidades mentales, tal vez sea por alabarme un poco, pero sé que soy especial, no he desarrollado todas mis capacidades porque el medio no me lo ha permitido, bueno ese comentario puede ser porque deseo disculparme por no haberme podido destacar”.

En ese momento intuía que algo malo me aquejaba, que no era como la mayoría de las personas, que era especial; internet apenas estaba empezando en mi medio, yo había tenido contacto con este, pero mis conocimientos eran muy incipientes.

En este momento no me acordaba y encontré una definición de mi mismo que extracte de mi diario con fecha marzo del 2000, que fue la que copie en el blog que vengo escribiendo:

Tengo un problema mental desde hace 17 años y he vivido con él, es parte de mi ser.

Mi problema mental, es una serie de sentimientos encontrados que se desencadenan en situaciones de crisis personales que me acompañan desde que tenía 16 años, aunque fue el momento en que empecé a descontrolarme veo que mi vida anterior fue parte de este problema y el momento en que se desencadenó solo fue la consecuencia de unas cuestiones que conllevaban a esto, he sido tratado por médicos de la mente, tal vez en otro tiempo estaría completamente aislado del mundo, sería de pronto un vagabundo por la vida o de pronto desubicado, o habría que tenido que afrontar por mi mismo la situación y resolverla.

Tengo problemas de dependencia, aunque es de las personas tener necesidad de afecto y compañía, pero en mi caso existe problema de sumisión ante otros, no de relaciones de igualdad, no soy capaz de hacerme sentir, de no ceder tanto cuando me siento herido y afectado, de decir cosas que a los demás no deben gustar pero que es necesario plantear, siempre he estado inconforme con las cosas, he sido pesimista con las situaciones, tengo el problema de dejar agrandar los problemas, de no resolver a tiempo las cuestiones, de involucrarme o crear problemas innecesarios cuando me da por acelerarme, ¿Cómo debo hacer para cambiar las cuestiones indebidas de esta forma de ser? Soy consciente de esto y puede ser parte de la solución.”



Como se puede ver, expreso mi inestabilidad, también encuentro que en muchas cosas de lo que expreso de mi forma de ser son síntomas o manifestaciones de bipolaridad como: ser pesimista, ser proclive a la procastinación, de hacer muchas cosas al mismo tiempo, pero no defino exactamente cuál es el nombre de mi problema, leyendo mi diario desde el año 2000 hasta el 2005 no he encontrado menciones directas a mi problema pero este se manifestaba sobre todo cuando pasaba noches de insomnio que si están anotadas y que cuando esto pasaba era cuando tenía episodios de hipomanía.

Encuentro entonces el siguiente párrafo de mi diario; “19 de enero de 2005: Ayer leí sobre el problema de trastorno bipolar, también llamado síndrome maniaco-depresivo nombre bastante fuerte por lo que se cambió de nombre. El cual sufro, según he podido comprobar, es un artículo bastante interesante en un lenguaje muy asequible el cual leyendo últimamente he venido descubriendo, aceptando que lo tengo, haciéndole saber a Liz de esto, entendiendo la forma como se presenta y que puede ser tratado mas no curado según la medicina actual de forma relativamente sencilla.”

Eureka, se me prendió el bombillo, es cierto después de este descubrimiento en internet pase a la etapa de buscar mas y leer mas al respecto.


miércoles, 1 de septiembre de 2010

Un paciente de trastorno bipolar con tristeza

Me siento con angustia existencial, algo como un sentimiento que médicamente puede decirse ansioso, me siento inconforme con lo que pasa a mi alrededor, sobre lo que soy; me considero de poca importancia y que es poco lo que hago por mi y por los demás, que sigo vivo y debo seguir viviendo, ¿Por que?, por eso, porque estoy vivo, me entristece saber que muchas personas sufren en este mundo, por falta de alimentos o por las guerras que matan a los mas necesitados que son provocadas y financiadas por los que todo lo tienen y que quieren seguir teniendo, aunque según ellos justifican: Que muchos deban sufrir las consecuencias, que en términos que utilizan son daños colaterales necesarios para que en este mundo sea mejor, para que pueda haber democracia y libertad, pero resulta irónico que esta democracia y libertad solo la pueden disfrutar los poderosos, porque para los demás son solo ilusiones.

Estoy triste y realmente creo que es tristeza (pienso que es parte de que estoy mejor de mi cabeza), es bastante ilógico decirlo, pero hace mucho tiempo que no diferenciaba bien la tristeza, de la depresión, claro que para este síntoma del corazón no existe un remedio químico, pues todo lo que tomamos para superarla son simples paliativos que no curan, como si existen químicos para controlar la depresión.

La tristeza como tal no se cura si no que pasamos a otros estados del corazón, como cuando algo alegre que nos pasa así de simple, no trato de apaciguar esta tristeza con nada, como tampoco quise hacerlo cuando me deprimía por mi trastorno bipolar aunque de pronto si había algo que hacer.

domingo, 22 de agosto de 2010

En la cotidianidad

Es para mi muy duro escribir en este blog, cuando estoy deprimido o estoy eutímico, porque pienso nuestro cerebro no tiene esa fluidez característica de nuestro estado de euforia cuando estamos del lado de la manía.

Hoy a pesar de que no considero estar del lado de la manía (lo que no significa que de pronto lo este), me siento con algo de energía para plasmar algo de mis pensares en este diario.

Que he encontrado en  esta red respecto a mi enfermedad últimamente?

Que la cienciología tiene su teoría en la cual siendo como es una ciencia como ellos se hacen llamar, despotrican de la psiquiatría a la cual consideran pseudociencia, un típico caso de los pájaros disparándole a las escopetas.

No se mucho de cienciología, ni me interesa saber demasiado, en una corta consulta por esta red encontré que es una religión (o ciencia) como ellos se hacen llamar que tiene unas creencias basadas entre otras cosas de dioses alienígenas y que es una mezcla de creencias donde se mezclan aportes de creencias judeocristianas, con creencias de la nueva ola y con aportes de filósofos de superación personal.

Adicionalmente sus miembros son exclusivistas y se consideran como especiales ya que no todos pueden pertenecer si no tienen una buena cantidad de dinero o son famosos y reconocidos por la sociedad.

Bastante problemas tenemos los que padecemos de problemas mentales para que una secta religiosa o una congregación de pseudociencia venga a aumentar los enredos que tenemos en esta sociedad, porque a pesar de sonar a disparatadas sus teorías para muchas personas, existen muchas personas también que hacen eco a estas pues como comente en el parrafo anterior de esta secta hacen parte famosos y adinerados que tienen reconocimiento.

Como comente en un blog anterior, a pesar de que la psiquiatría no es tan exacta como debería ser, si es una alternativa mejor a otras que hay, y es deber de nosotros hacer respetar estos conocimientos ante el mundo.

domingo, 25 de julio de 2010

Trastorno bipolar enfermedad que distorsiona los sentimientos

Hoy estoy un poco mas normal o menos normal, no lo sé, estoy algo mas despierto, mas como yendo hacia la hipomanía o hacia una verdadera fase de tranquilidad o felicidad.

Para mi que he convivido con el trastorno bipolar por muchos años y tal como se lo comenté a mi psiquiatra en la última cita, he tenido episodios donde siento felicidad por alguna situación y no se si esta es real o no, pues antes, casi siempre, cuando empezaba a sentirme feliz era que estaba en hipomanía o dirigiéndome hacia ella, igual pasaba cuando me sentía triste o deprimido no podía identificar si esta situación era porque la situación lo ameritaba o porque tenía una fase depresiva de mi enfermedad.

Pienso que ahora analizo mi situación de forma mas clara, dado que estoy en tratamiento, que tengo un un sueño regulado, que no tengo explosiones de ánimo y que la medicación actual he podido soportarla pues me ha funcionado sin trastornarme otros aspectos de mi vida, como si paso con otros tratamientos anteriores, pienso que realmente he tenido un verdadero episodio feliz.

El trastorno bipolar parece ser un malfuncionamiento cerebral que nos hace sentir felices o tristes sin que halla una verdadera razon para estarlo, nos deforma los sentimientos, muy de forma similar como a los esquizofrénicos que les deforma la realidad.

En mi vida ha sido muy complicado estar feliz o estar triste y saber si realmente existen razones de estarlo, muchas veces me ha tocado analizar una situación que para la mayoría de los mortales simplemente es eso, paso algo que los hizo sentir de alguna forma.

Parece que el trastorno bipolar cuando se presenta distorsiona la forma de sentir y que en una crisis llega a deteriorar la forma de ver la realidad como me paso en una ocasión, siendo realmente de consecuencias graves.

Sigo leyendo y buscando cada vez mas cosas sobre mi enfermedad, me doy cuenta de mucho de lo que me paso en mi vida personal y laboral fue afectado para mal y en muy pocas veces para bien por mi trastorno bipolar.

lunes, 21 de junio de 2010

Sobre la teoría del desbalance químico

Cuando se ha sufrido de un problema mental, como en mi caso, en algún momento se nos ha dicho que este problema es causado por un desbalance químico en el cerebro de ciertas sustancias, que hace que nos comportemos de forma diferente a lo considerado normal.

La fisiología humana es un aspecto de la ciencia médica la cual explica el funcionamiento del cuerpo de acuerdo con la química y la física interna de los diferentes órganos y como se interrelacionan dentro de los diferentes subsistemas.

Segun la fisiología médica del cerebro, las emociones tienen una explicación desde el punto de vista de los neurotransmisores, estos regulan también el comportamiento y el funcionamiento de otros órganos.

A pesar de que se han encontrado ciertas explicaciones fisiológicas desde el punto de vista químico del funcionamiento del cerebro, todavía no se tiene como medir de forma práctica los valores de ciertas sustancias y su interrelación con los estados patológicos mentales o las mediciones que se logran no son muy precisas y más aún es poco lo que se ha logrado de poder actuar y modificar de forma medible y controlada en el funcionamiento del cerebro.

En otros órganos se ha logrado modificar de forma más predecible el funcionamiento, desde el punto de vista químico de estos, para corregir problemas y se ha llegado a tener y desarrollar unas formas de medir los parámetros de funcionamiento, es así que se desarrollan medicamentos para modificar ciertos valores de sustancias químicas dentro de un órgano y llevarlos a valores que están dentro de los rangos que se denominan normales. Un ejemplo es que es posible medir los electrolitos de la sangre y en caso de que estos estén por fuera del rango normal, mediante medicamentos llevarlos a un rango normal. Claro que también es posible saber que existe un desbalance mediante un diagnostico cualitativo, sin medir de forma precisa los electrolitos de la sangre, corregirlo con medicamentos y llevar al paciente a un estado saludable.

Por esto en la actualidad para problemas médicos se usan mucho los exámenes de laboratorio que permiten diagnosticar, medicar y corregir con una alta probabilidad de exito muchos problemas de la salud humana, en el caso del cerebro no se ha podido desarrollar hasta el momento la forma precisa de medir ciertos parámetros que serían claves en el funcionamiento del cerebro,

Aunque no existen métodos de medición precisos para parámetros que definan el buen funcionamiento o no del cerebro, existen medicamentos para tratar problemas mentales y se han logrado mejoras en la salud de muchos pacientes.

Pienso que en el caso del cerebro, los médicos del siglo XXI que lo tratan, lo hacen como hacían los médicos del siglo XIX para tratar las diferentes enfermedades que aunque no conocían en detalle la fisiología del cuerpo humano, pues no existían formas de realizar las medidas precisas que se hacen hoy, se curaban muchas enfermedades mediante el uso de medicinas que se habían desarrollado mediante el método de ensayo y error y otras que se conocían por tradición milenaria, claro que las probabilidades de éxito eran menores y las de cometer errores mayores.

En la investigación para el desarrollo de medicamentos y procedimientos médicos para tratar las enfermedades de órganos diferentes al cerebro se pueden usar animales, en los cuales los órganos funcionan de forma muy análoga a los órganos humanos, por lo que estos se pueden desarrollar de forma más fácil, en el caso del cerebro existen características que son únicas para los humanos, que son entre otras cosas la inteligencia, los sentimientos, la emociones, el alma ; aspectos los cuales son difíciles de medir y cuantificar en estos momentos y cuyos valores normales no se pueden determinar de forma precisa, por lo que se han dado valores subjetivos a estos, que cuando por concepto de alguien no son normales hay que tratar de que lo sean.

Considero que la teoría del desbalance químico del cerebro como cierta, sin embargo, los médicos que tratan los problemas del cerebro lo hacen de forma podría decirse subjetiva pues desde el punto de vista de la práctica médica los diagnósticos se basan en apreciaciones cualitativas y no se han podido desarrollar procedimientos más precisos para diagnosticar y tratar los problemas de la mente, sin embargo, aun así se ha logrado mejorar la vida a muchas personas usando métodos cualitativos basados en prácticas antiguas que podrían decirse subjetivas, claro que también se ha llegado a abusos porque la misma subjetividad puede llevar a que se exageren los problemas mentales y se cataloguen como tal otras situaciones que no lo son, como cuando se asimila la tristeza a la depresión y esto hace que los antidepresivos se puedan recetar y promocionar a todo el mundo dando utilidades gigantescas a los laboratorios que los producen, de lo cual hable en un post anterior sobre antidepresivos En la antigüedad cuando las enfermedades eran tratadas mediante diagnósticos subjetivos se tenía como tratar muchos problemas de salud, sin embargo, existían una infinidad de brujos y charlatanes que sin fundamentos prácticos o teóricos se las daban de médicos y se lucraban prometiendo la cura a todos los problemas de salud, también los curas antiguos en muchos casos fingían como psicólogos o psiquiatras y le echaban la culpa de los problemas mentales a demonios y las personas eran curadas o mal curadas mediante exorcismos y se llegó al extremo en la edad media de tildar a personas con problemas mentales de brujos que eran quemados en hogueras.


Hoy en día en muchos aspectos de la salud humana y sobre todo en lo que se refiere a los problemas mentales, existen muchos charlatanes y muchas personas que sin bases científicas prometen curar las diferentes dolencias mediante pases mágicos o curas milagrosas.

A modo de conclusión a pesar que estamos lejos de tener un dominio y un conocimiento preciso del funcionamiento de nuestra mente existen personas y métodos que permiten tratar y controlar muchas de las dolencias mentales y en un futuro pienso que se puede llegar a ser mas precisos al respecto.

domingo, 28 de marzo de 2010

Bipolares famosos y probabilidades


En este post voy a hablar sobre bipolares famosos, como también sobre los que se las dan de bipolares para querer ser famosos o sentirse como los famosos.

No es mi intención, cuando hablo de bipolaridad, el ser famoso y ser mas visto al dármelas de loco, no es algo que uno quisiera ser, preferiría ser la persona menos conocida, que ser bipolar.

Sin embargo, muchos se las dan de bipolares porque serlo esta de moda, pues últimamente se ha dicho que algunas personas famosas son bipolares.




Virginia Woolf 1882-1941


Se ha querido utilizar el hecho de que muchas personas reconocidas públicamente son o hayan sido etiquetadas como bipolares, para tratar de hacer ver que esta posible enfermedad no es tan mala como la pintan, que de pronto sea deseable y bueno ser bipolar, pero esto no es cierto, esta ha sido una estrategia de la gran industria farmacéutica, la cual ha logrado banalizar un trastorno mental severo, para que muchas personas se identifiquen con él y poderles vender así medicamentos con efectos psicotrópicos, los cuales se considera no son realmente necesarios en la mayoría de los casos.

A pesar de que uno en las crisis maníacas quiere sobresalir, es muy difícil hacerlo y casi siempre se termina mal, porque las probabilidades de triunfar son mínimas, es después, cuando se está en la triste depresión, cuando uno siente que metió las de caminar; muchas veces se llega a extremos que pueden traer graves consecuencias, por lo que pienso no es deseable ser bipolar.

Existen estudios estadísticos, donde se ha encontrado que entre los jóvenes con capacidades académicas mas altas, es mayor la probabilidad de sufrir trastorno bipolar en la vida adulta, según la BBC se hizo un estudio en Suecia, sin embargo,  a pesar del estudio anterior, de otros estudios, de opiniones de expertos y de otros no tan expertos, el ser bipolar no es que ayude significativamente para ser famoso y triunfar en la vida. Es posible que los etiquetados como bipolares tengan una capacidad académica algo mayor al promedio pero aún así, esto de seguro no asegura el poder ser famoso, el ser famoso depende de diversas circunstancias, entre ellas del azar.

Blue autora de Carne de Psiquiatra

Según se dijo en el blog Carnedepsiquiatra, un blog dado de baja:


"Mitos aparte. El "bipolaris vulgaris" no es un genio. Tiene sus dones, sí, quizá, como otros humanos no bipolares. Porque los hay que dicen que no tienen capacidad creativa, y se lamentan por ello. Pues no, tener bipolaridad no es sinónimo de nada."

Es un párrafo bastante descriptivo sobre lo que somos la mayoría de los bipolares, que resumo en términos simples, no somos mas importantes por ser bipolares.

También según expresa el Dr E. Vieta respecto a si el trastorno bipolar afecta la inteligencia o tiene que ver con esta: "se puede ser inteligente, tonto, o toda la gama intermedia entre los dos extremos. A lo largo de la historia ha habido grandes pensadores que han sufrido esta enfermedad. Lo que sí es cierto es que las recaídas frecuentes empeoran el rendimiento intelectual, aunque puede recuperarse el nivel anterior si se consigue un período mínimamente largo de remisión."

Considero que las personas que sufrimos de trastorno bipolar somos de pronto mas arriesgadas, por lo tanto las probabilidades de triunfar y ser famosos podrían ser mayores (aunque en un pequeño porcentaje, pienso yo), pero no son determinantes; si unido a la bipolaridad, se tiene también la fortuna de ser una persona bien relacionada en su sociedad, con capacidades académicas o artísticas sobresalientes, se tiene una mejor probabilidad de ser más exitoso que otros, sin embargo, aun siendo famoso, si se es bipolar y no se tiene bajo control el problema se tendrá una vida triste y desgraciada, ejemplos muchos, uno:  Se dice que Ernest Hemingway sufría de trastorno bipolar, fue uno de los escritores mas famosos de su época, logró el premio Nóbel, sin embargo, era alcohólico y terminó suicidándose, no precisamente porque se sintiera feliz.1

Otro caso fué el de Edgar Allan Poe2 se le tildó muchas veces de loco o de degenerado, dado que escribió relatos de terror, pero solo eran historias de ficción y la gente tiende a confundir; a pesar de ser famoso en su tiempo y mucho más famoso después de muerto, no tuvo una existencia muy feliz que digamos, todo indica que sufría de trastorno bipolar y como para su época no se trataba esta condición, su vida fue muy tormentosa y complicada.

Una imagen de Poe según Hollywood

Cuando se es bipolar se toman más riesgos, sobre todo cuando se esta en la parte del ciclo de la manía, en cambio, es normal que las personas sientan miedo a enfrentar retos grandes, por lo que este miedo hace que en muchas situaciones no se destaquen, aún a pesar de tener las cualidades para hacerlo.

Ser famoso y bipolar es una cuestión de probabilidades, como en cualquier grupo se tiene que entre los famosos también hay bipolares; de lógica deben de ser un porcentaje pequeño, pero al momento de producir ruido, este es mayor que cuando lo hace una persona no bipolar; la culpa no la tienen los bipolares famosos, sino mas bien los medios de desinformación, que tienden a exagerar con el fin de vender más.

Como no va a vender mas, decir que: Se suicidó un actor de Hollywood muy famoso del que se dice era bipolar o que una una de las cantantes con mas discos vendidos, se ha enloquecido de repente (se especula, que sufre de trastorno bipolar) y esta en una clínica de rehabilitación para personas con problemas mentales, contrasta el hecho de otra actriz famosa, pero para mi muy digna de admirar, además que por su belleza, por el hecho como supo manejar la situación de su bipolaridad y sin dejarse manipular declaró ante uno de los medios masivos que sufría de este trastorno y que tuvo que internarse para evitar llegar a una crisis mayor, claro que es una persona ya madura, que según parece no se ha dejado llevar por las drogas, el licor, ni los escándalos faranduleros.

Según diferentes estudios los etiquetados actualmente como bipolares estaríamos entre menos del 0.5% y el 4% de la población, (aunque los medios de desinformación y las farmaceúticas, quieren que esa cifra sea mayor), pienso que somos alrededor del 1%, pero no del que domina al mundo, de acuerdo con la lógica de las probabilidades, en cualquier subgrupo se debe tender a ser un porcentaje similar, por lo tanto si se hace una encuesta en una empresa con unos 10.000 empleados hablaríamos de unos 100 bipolares que pueden sonar a una cifra muy grande.

De igual forma si se hiciera una estadística entre famosos, digamos que se escogen al azar unos 100.000 famosos, se encontraría que unos 1.000 o una cifra parecida sería bipolar, ¿muchos no?.

Es posible que los porcentajes varíen de acuerdo con el tipo de actividad que se desarrolle, sin embargo, serán unas desviaciones pequeñas, siento y he leído que los bipolares somos personas que tendemos a tomar mas riesgos que otros, por lo que tomamos retos difíciles que implican cuando triunfamos ser destacados, sin embargo, poco se sabe y se dice cuando también por tomar dichos riesgos fracasamos; es decir, por cada famoso bipolar, hay millones que fracasaron en el intento de volverse famosos, pero esto no es noticia, de acuerdo con la lógica de la vida, cuando algo es bastante riesgoso, las posibilidades de triunfar son más bien escasas, pero los pocos que lo logren van a ser muy destacados. El símil desde el punto de vista de los negocios es que entre más riesgoso es un negocio más utilidad produce, pero la probabilidad de fracasar también es mayor, o como en las loterías, mientras mas difícil es de ganársela, cuando alguien se la gana el premio es espectacular.

Se tiende a hacer mucho ruido cuando se descubre que una persona famosa tiene problemas sobre todo si son de la mente, sin embargo, es claro que no es noticia que muchas personas del montón sufran de la mente.

Siendo autobiográfico pienso que mi salida de la última empresa donde trabajé tuvo algo que ver con esta situación, tome un riesgo muy grande que de salir adelante me hubiera servido para un ascenso rápido y ser sobresaliente, pero como las cosas no salieron bien fui catalogado como un fracaso que más bien pronto me llevo a ser retirado de la empresa al realizarse un encogimiento de personal.



1Hemingway: Estuve leyendo mas sobre él después de haber escrito este post y encontré más sobre su vida y como tal le dediqué un post, después de encontrar más datos. Su suicidio aunque pareciera tener mucho que ver con su bipolaridad, la situación a la que llego antes de este hecho, podría justificar en parte esta cruel decisión, aún para una persona no etiquetada como bipolar.

2Poe: 1809-1849, Es muy probable que este escritor pudiera encajar en lo que en la actualidad se define como bipolar (claro que al paso en que va la cuestión todos los escritores se podrian etiquetar como bipolares), pero también es posible que sus desbalances emocionales tuvieran otras causas, existen teorías que dicen que pudo sufrir de una especie de epilepsia poco común, como también que su situación emocional que fue bastante complicada, fuera la causa de sus inestabilidades (por ejemplo: Ver como su esposa moría poco a poco de tuberculosis mientras pasaban por problemas económicos y no se podía hacer nada al respecto). Al respecto escribí otros post: http://unbipolarmas.blogspot.com/2011/04/edgar-allan-poe-y-el-trastorno-bipolar.html, http://unbipolarmas.blogspot.com/2012/01/edgar-allan-poe-y-el-trastorno-bipolar.html y http://unbipolarmas.blogspot.com/2013/05/edgar-allan-poe-y-su-locura-o-su-tb.html.

domingo, 21 de marzo de 2010

La imagen de los bipolares en los medios masivos

Alfred Hitchcock:
"La TV ha hecho mucho por la psiquiatría: no sólo ha difundido su existencia, sino que ha contribuido a hacerla necesaria".




La imagen que muestran los medios masivos de información y comunicación (desinformación diría yo) sobre nosotros los bipolares o de las personas que sufren de algún problema mental, es de que estamos locos; por lo que se nos considera: Unos seres desquiciados, como de ultratumba, se nos asimila al Hannibal de la película, a unos maniáticos, desaforados y peligrosos, no se exactamente con que fin; tal vez con el fin de vender más, pues parece que a muchas personas les gusta estar nerviosas, ver historias truculentas o violentas y como hacen ver que las personas con problemas mentales son unos locos peligrosos, los hacen parte de este mundo imaginario, pero que para muchos es el real, pues uno de los objetivos de los medios masivos es que se pierda la diferencia entre las imágenes del mundo de ficción creado por los medios y la imagen de la realidad del mundo en que se vive.

Esto no es de ayuda para nosotros, como pacientes afectados por enfermedades mentales, la imagen que tienen de nosotros las personas comunes y corrientes influidas por los medios masivos, que no explican  lo que es un problema mental, es que somos peligrosos, los victimarios, los malos de las películas, lo que puede provocar debido a este concepto distorsionado en que nos tienen,  que podemos también ser los malos en el mundo real, para muchas personas lo somos y si de pronto alguien se da cuenta que estuvimos donde el psiquiatra o que estuvimos internados en una clínica mental pues no mirarán raro y muchas veces nos temerán.

Pero la realidad es que en muchas oportunidades somos más que todo víctimas de esta sociedad, que muchas veces nos discrimina, aisla y no nos presta ayuda, por lo que muchas personas con problemas mentales manejables terminan siendo desechados por la sociedad y se convierten en indigentes abandonados en las calles.

La imagen que se nos ha creado de lo que son las instituciones de salud mental es de unos oscuros lugares, tenebrosos, miedosos, llenos de locos sucios y peligrosos que están en jaulas de alta seguridad, amarrados con camisas de fuerza, estos "manicomios" no son atendidos por médicos, sino por medicuchos que están mas locos que los mismos pacientes y no ayudados por personal de enfermería especializado en pacientes mentales, sino por locólogos, cuya apariencia es igual a los monstruos creados por Frankestein, ante esta imagen cuando alguien sufre de un problema mental, lo último que quisiera es ser internado en un sitio de estos y si se sabe que alguien ha estado en uno de estos lugares, es considerada una persona rara y peligrosa.

No es que no existan sitos donde no se trate debidamente a los pacientes, debe haber por montones pero también hay sitios donde se trata a los afectados como pacientes y se logra mejorarles la vida.

Yo estuve como paciente interno en una institución de salud mental y es completamente diferente a lo que nos han desinformado los medios masivos de comunicación (me refiero a la en que estuve internado yo), es muy similar a un hospital o clínica cualquiera atendida por profesionales de la salud, que han tenido que prepararse por muchos años, que saben lo que tienen que hacer, el trato fue bueno, nunca vi a ningún loco peligroso (aunque es posible que los haya en pabellones especiales), solo a personas con problemas mentales iguales o parecidos al mío, que si no fuera porque estaba dentro de esta institución, no los reconocería como pacientes con problemas mentales y no son nada diferentes a cualquier persona que anda en la calle.

El estigma a que nos han llevado los medios masivos, es bastante difícil de quitar, pero desde este pequeño espacio alternativo y de otros a los que se pueda acceder debemos hacer que este estigma se cambie, que se sepa que la ciencia ha avanzado bastante al respecto de los problemas mentales, aunque no es posible en la mayoría de los casos llegar a una cura definitiva, si es posible tratar los problemas y llevar a las personas que los sufren a tener una vida lo más parecida a lo normal, que poco se diferencia de la que pueden tener otras personas, que sufren de otras enfermedades crónicas.

Poder acceder a otros medios masivos como a la televisión, al cine, a los principales diarios, con el fin de cambiar los conceptos errados que tienen muchas personas sobre los enfermos mentales es bastante difícil, sin embargo, en la internet es probable hacer llegar esta información a muchas personas; que es como un mensaje de una botella tirada al mar que puede llegar a cualquier parte del mundo, que ojalá alguien o algunos logren destapar y de nuevo lanzarla, para que otros puedan conocer otros puntos de vista de lo que realmente nos pasa a nosotros los pacientes de trastorno bipolar y a las personas con otros problemas mentales.

jueves, 21 de enero de 2010

Recuerdos después de regresar de la locura

En estos momentos trato de hacer un recorderís de cómo fue que viví después de haber tenido la crisis maníaca más fuerte que he sufrido, contaba con 16 años, para muchos fue en este momento cuando me enloquecí, para mis padres debe haber sido un trauma mayor y parece que los marcó pues creo, que durante mucho tiempo pensaron que pudiera repetirme y esto los angustiaba demasiado.

Terminaba mi primer semestre en la universidad, de pronto de un momento a otro, sin razón alguna, tuve un episodio de manía bastante fuerte, no era yo, me volví loco (así llamaría un ciudadano corriente a lo que me pasaba) a pesar de todo esto, para mi yo estaba normal, me sentía demasiado bien, tuve de pronto uno o varios momentos que pensé que si que estaba comportándome inadecuadamente.

Para sacarme de esta situación fui ingresado contra mi voluntad a un psiquiátrico (poco después agradecí que lo hubieran echo), para ponerme en manos que un psiquiatra, analizándolo desde mi punto de vista actual lo considero un médico bastante bueno, estuve creo yo, unos dos meses internado, los recuerdos que tengo de este sitio son mas bien pocos, pero no desagradables y a pesar de lo que se dice de esos lugares para mi el sitio donde estuve no era malo, consistía en una clínica de reposo privada, ubicada en un ambiente campestre y con relativas comodidades, claro que para estar allí mis padres parece que se gastaron una cantidad de dinero apreciable que debe haber sido difícil de cubrir pues somos una familia de clase media.

Después de remitirme de psiquiátrico sufrí de unas crisis de depresión horribles, pero las soportaba, tomaba pastillas para mi problema que me controlaban y me fueron estabilizando, pienso que a los 4 o 5 meses me sentía un poco más estable, luego reingrese a la universidad a estudiar.

No se porque exactamente pero no soporté seguir tomando mis medicinas, pienso ahora porque no soy muy constante en muchas cosas, o también porque los efectos secundarios eran horribles, tambien pienso que fui irresponsable al hacerlo pero no tenia una ilustración clara y suficiente de porque debía tomar los medicamentos.

Apenas ahora vengo a saber un poco en que consistían los medicamentos y que efectos positivos y negativos tenían sobre mi, según parece uno de estos medicamentos (Melleril o Tioridazina) que tomé esta descontinuado por causar problemas bastante fuertes en otras partes del cuerpo, diferentes a la mente, aunque parece que funcionó muy bien desde el punto de vista de mejorarme el problema mental, pienso que al ser muy joven soportaba este medicamento bien y pienso cumplió su cometido, pero como mi enfermedad era crónica debía de seguir tomando medicinas de por vida, lo cual no hice en ese momento.

Me acuerdo muy bien de la última cita que tuve con el psiquiatra que me trato este episodio, le dije que me sentía bien y parece que lo estaba, él me dijo:  Estas bien porque has seguido el tratamiento, pero sigues enfermo de un problema mental crónico e incurable, cuyo nombre no me dijo, por lo que debía tomar medicinas de por vida, asi con estas palabras, hablo del año de 1984.

Mi problema mental en ese momento no tenía nombre para mi, no se si para el médico era un maniaco depresivo, en esta época se usaba este término bastante crudo para un parroquiano desprevenido, creo que su significado es casi igual a estar loco, pienso que por eso no se lo manejaban a los pacientes (nunca se me lo dijo en esa época).

Considero que por lo anterior no hace muchos años se cambió el término por trastorno bipolar,  en estos años no había internet y no era posible para mi tener contacto con otros afectados, como tampoco leia sobre problemas de la mente, en ese momento solo me interesaba poder volver a ser normal, seguir estudiando para poder ser un profesional, parece que los medicamentos (no se si lo digo por disculparme) no me dejaban tener vida, tenía unos efectos malucos sobre mis movimientos, mantenía con tembladera, no era capaz de concentrarme en actividades mentales como la lectura, deje por tanto de seguir con los medicamentos de un momento para otro asi de tajo, sentí por unos días un síndrome de abstienecia impresionante, el cual me paso pienso que en una semana, pero segui incómodo unos dias mas, a partir de ahí pienso que volví a ser casi el de antes de la crisis en algunos aspectos, tuve unos cambios interesantes para mejor en unos y no tan buenos en otros pero bueno no todo es perfecto.

Pienso que salí de una situación que era de locura para mi y para mis allegados, cuando recomencé a estudiar no era tan bueno académicamente como antes de la crisis, sin embargo, logre estudiar y pasar poco a poco las asignaturas, un poco mas lento que mis compañeros pero no tanto, me demore un año mas de lo que lo hicieron los que empezaron conmigo pero pienso que esto no interesa, no me acuerdo de haber sufrido ni siquiera de una crisis de hipomanía durante el periodo de estudio aunque no descarto del todo que no la haya tenido, si me acuerdo que me deprimía, pero mas que deprimirme pienso que de pronto eran sentimientos mas de tristeza o de aburrimiento por la vida de estudiante que era buena en muchos aspectos pero que también es difícil.

Viendo esta situación en la actualidad pienso que fue una experiencia muy dura pero de la cual logre salir, a pesar que no seguí medicado pude vivir relativamente bien y pasar en la sociedad como una persona cuerda como cualquiera, apenas ahora último he visto que los episodios de inestabilidad tienden a ser mas seguidos y que de pronto si para la época hubiera dispuesto de los medicamentos que hay en el momento es posible que no hubiera discontinuado la medicación, pues con unas dosis relativamente bajas según me dice el psiquiatra, las cuales me provocan pocos efectos secundarios, estoy regulado en mi estado de animo.

miércoles, 20 de enero de 2010

Antidepresivos para tratamiento de la tristeza

En un reciente estudio sobre la efectividad de los antidepresivos publicado en Estados Unidos Estudio sobre antidepresivos en EEUU se encontró entre otras cosas un resultado sorprendente: Los medicamentos antidepresivos son mas efectivos para casos de depresión mayor y poco efectivos para depresiones menores, una explicación simple la encontramos en el blog navegante bipolar en el articulo tristeza o depresión (http://elnavegantebipolar.blogspot.com/2009/12/depresion-o-tristeza.html) que define muy concisamente dos sentimientos la tristeza y la depresión y no es la primera vez que encuentro estas definiciones, aunque los síntomas son muy similares, las causas que lo provocan son muy diferentes, entonces como casi siempre se asimilan como una misma enfermedad y se les aplica el mismo tratamiento se presentan los resultados de que hablan los estudios.
También como la depresion y el trastorno bipolar son enfermedades que sumadas pueden afectar alrededor de un 5% de las personas el mercado meta de los fabricantes de antidepresivos es estrecho, sin embargo, la tristeza puede afectar a un porcentaje mayor de personas, es mas se puede decir que estas en algún momento puede afectar al 100% de las personas, por lo que el mercado potencial para los fabricantes de antidepresivos se multiplica por 20 de ahí que los mismos laboratorios no estén interesados en que se diferencie bien la tristeza de la depresión y que mejor sigan siendo una misma enfermedad.